Tartalo

Sin duda alguna, el más popular de los gigantes de la Txantrea entre los txikis del barrio es este genio de un solo ojo en la frente. Conocido en la mitología vasca con el nombre de Tartalo o de Torto e incluso en ocasiones como Anxo y Alarabi, representa a un genio maligno que solía habitar en distintas cuevas de la geografía de Euskal Herria, donde cometía sus actos de mayor crueldad, ya que se le atribuía la característica de ser un devorador de hombres. De igual manera, en los orígenes de la comparsa, su terrible aspecto asustaba y causaba desasosiego en cada lugar que visitaba la original comitiva txantreana basada en personajes de la mitología vasca.

El imaginario popular describe a Tartalo como un ser enorme con una fuerza descomunal, ya que se dice de él que jugaba a pelota con una piedra que para moverla hacía falta el esfuerzo de catorce hombres fuertes. Vive en las montañas y devora ovejas para alimentarse, e incluso, si algún pastor, obligado por la tempestad, se refugia en la cueva desconociendo que es la morada de Tartalo, no duda en descuartizarlo, asarlo y comérselo.